Spread the love

Mateo Cepeda de 10 años iba a bordo de su bicicleta por Ruta 20 a la altura del departamento 25 de Mayo. En un momento fue atropellado de atrás por un auto que era conducido por Rogelio Linares, sujeto oriundo de Mendoza. El pequeño falleció en el acto tras el fuerte impacto. Ahora, tras 8 meses de investigación el conductor del vehículo fue condenado con una dura pena.

El debate duró apenas unos días, pero los fiscales Adrián Riveros y Sebastián Gómez de la UFI N°3 de Delitos Especiales tenían las pruebas suficientes para comprobar que Linares era el máximo responsable de este accidente fatal ocurrido en abril de este año.

Luego de realizarse los alegatos correspondientes, el juez Juan Gabriel Meglioli condenó a este sujeto a la pena de 3 años de prisión condicional y 8 años de inhabilitación para manejar cualquier vehículo con motor por el delito de homicidio culposo por la conducción imprudente de un vehículo con motor.

Para la fiscalía quedó claro que este sujeto atropelló de atrás al menor que iba a bordo de una bicicleta rodado 14. La pericia accidentológica confirmó que el nene recibió el golpe en la rueda trasera del auto. Por tal razón, para esta parte estaba comprobado que Linares provocó esta tragedia manejando de manera imprudente.

La defensa del conductor a lo largo del juicio trató de comprobar que el menor estaba haciendo zigzag por la ruta, que el conductor no lo vio o que hasta el pequeño manejaba su bicicleta sin manubrio.

Finalmente, el magistrado dictó la pena que fue pedida por la fiscalía en los alegatos y Linares, además de la condena condicional, no podrá manejar cualquier vehículo con motor por un largo tiempo.

Este choque ocurrió alrededor de las 16 horas y había mucha luz en la ruta, es decir, que no podía ser una excusa la visibilidad. Tras el choque, Linares perdió el control de su auto y volcó. En el vehículo iba su esposa, hija y una mascota -que perdió la vida-. Afortunadamente no sufrieron heridas de gravedad.

Linares junto a su familia habían estado viajando todo el día. Horas antes habían estado en la Difunta Correa, fueron a San Expedito y estaban retomando el viaje de vuelta hacia Mendoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *