Spread the love

San Juan espera desde hace dos años poder llevar la línea de alta tensión que une San Juan con Rodeo a funcionar a 500 KV, pero desde que se entregó esto fue imposible debido a que lo que resta es una obra de US$40 millones. Ahora, el salto energético sería posible gracias a que apareció otro actor interesado que está dispuesto a desembolsar los fondos: YPF Luz.

Se trata de la segunda empresa que expresó su intención de hacer la inversión para poder contar con los beneficios de una línea de alta tensión hacia el norte sanjuanino, porque antes habían barajado que fuera la empresa Josemaría la que lo hiciera. Pero a más de un año de que la minera recibiera su Declaración de Impacto Ambiental (DIA), hecho que pensaban que iba a impulsar la inversión, todavía no hay avances. Por eso, el EPRE ya empezó a negociar con la rama energética de la petrolera de bandera nacional para que sea ella la que traiga los fondos.

Según explicó el titular del EPRE, Oscar Trad, todavía están negociando con la empresa estatal energética, aunque en un principio la provincia se haría cargo de una parte de las mejoras, sobre todo en la salida desde San Juan hacia el norte, mientras que YPF aportaría los fondos necesarios porque la línea es apta para el transporte de alta tensión, lo que deben reacondicionar para que en efecto lo haga es la estación transformadora.

YPF Luz se verá beneficiado al reforzar el sistema sanjuanino. Es que la empresa estatal ya tiene produciendo un parque de energía solar en Iglesia, el Zonda I, con el cual le vende 100 MW a la minería del litio y planifica ampliar su capacidad a 400 MW. Pero antes de que esto suceda, es probable que la infraestructura sanjuanina necesite crecer, porque la capacidad para vender energía en la provincia se acerca a su techo por el aumento de la producción y consumo.

La empresa que pague la conversión a 500 KV de la línea destinará el dinero para un bien que quedará en manos de los sanjuaninos, ya que la infraestructura eléctrica es pública. Pero también son los grandes usuarios los que ahora están esperan con más ansiedad que el norte sanjuanino cuente con un sistema robusto para los usos intensivos.

Otros ejemplos de financiación público – privada para el crecimiento energético

Que las empresas intervengan no es algo nuevo en la provincia. Es que el gran salto energético se dio con la construcción de las dos líneas de 500 KV, la primera de Mendoza-San Juan y la segunda entre San Juan y Rodeo y en ambos casos hubo dinero de parte de privados para realizarlo, en ese momento de un fideicomiso minero para hacerlo. Con esta herramienta el EPRE pagó el 80% de las obras, en total se destinaron US$133 millones.

La red de alta tensión parte del un plan nacional, que busca reforzar el Sistema Argentino Interconectado (SADI), pero el mismo no tiene fondos. Las grandes obras sanjuaninas que son parte de esta idea que propone la Secretaría de Energía Nacional, se hicieron con un sistema mixto entre el sector público y el privado.

En su momento no solo se trató de un pedido impulsado por la provincia para que se destinen fondos mineros para estas obras, también tuvo que ver la necesidad de las empresas. Es que en el inicio de la explotación de Gualcamayo, Casposo y Veladero, la red sanjuanina no tenía posibilidad de transportar tensiones altas, pero las minas iban a necesitar energía.

Finalmente, si bien las tres empresas aportaron fondos, Veladero no usó nunca la infraestructura eléctrica provincial y luego de aportar US$92,3 millones tanto para la Estación Transformadora San Juan como para otras obras eléctricas, construyó su propia línea entre la mina y Chile, que energizó recién este 2023.

En el futuro esto podría repetirse con la conexión final que está en plan del SADI. Es que la provincia necesita, para cerrar su matriz energética de la forma más segura, tener otra salida hacia el norte. Por eso es que todavía existe la posibilidad de que la empresa a cargo del proyecto Josemaría construya una línea de 500 KV desde la estación de Rodeo hacia La Rioja. Una de las posibilidades que la minera construya el nuevo tramo con sus propios fondos y luego, si lo aprueba la Cámara de Diputados, el monto se descuente de las regalías futuras que debería pagar.

 

fuente: diario huarpe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *