Dom. May 9th, 2021

Cuando empezó la temporada 2017-2018 de la uva de mesa, los productores tenían grandes ilusiones de superar las magras cifras de la temporada anterior. Pero esas esperanzas hoy se diluyen con los problemas que trajo la humedad a los parrales.

«Al principio de la temporada creíamos que sí íbamos a exportar más que la anterior, pero ahora no sabemos, ojala lleguemos a la misma cantidad exigua de la temporada anterior, muy mala respecto a las anteriores, pero por lo menos que podamos mantener esa tendencia», dijo Roberto Gutiérrez, gerente de la Cámara de Comercio Exterior de San Juan.

La provincia es la principal productora de uva de mesa del país con el 90 % del volumen total y es también la principal exportadora.

La exportación de uva en fresco tocó límites inimaginables en los últimos años. En 2007/2008 se exportaron casi 90 millones de kilos y el año pasado (temporada diciembre-mayo) salieron apenas 4 millones de kilos por efecto de la helada.

Si bien aún es pronto para hablar de volumen en la temporada en curso, los productores temen no poder superar la anterior, pero esta vez por efecto de la helada.

«Seguimos en crisis. Parece que el sector estuviera maldecido con las 7 plagas de Egipto, si faltaba alguna ahora tenemos humedad, así que será otro año complicado. El problema es que la fruta nuestra no está preparada para la humedad y en todo lo que se hace en el cultivo durante el año, no se tiene en cuenta esta humedad. ¿Qué produce? Cambia maduraciones, grados brix, y genera otros problemas que en algunos casos se pueden corregir en otros casos no», explicó Gutiérrez.

Por otro lado, el país no ha logrado solucionar el problema de la barrera fitosanitaria que impuso Brasil, que era nuestro principal comprador de uva de mesa. «Seguimos con la barrera que puso Brasil hace algunos años por una cuestión política, que es la bromuración de la uva en fresco que hace que la uva llegue mal y por eso perdimos ese mercado. Pedimos que si no se elimina al menos que se aminore la exigencia», señaló el gerente.

Luego agregó que «los mercados europeos los hemos alcanzado nuevamente, a pérdida, con el afán de mantenerlos, porque los fletes siguen siendo muy caros y hay costos que en nuestro país lejos de aminorar siguen creciendo».

Sin embargo el sector sigue luchando por mantener la bandera de liderazgo que tenía San Juan en esta producción. «Hay  esperanza. Estamos siempre trabajando con el gobierno provincial solicitando en conjunto a la Nación determinadas medidas y sabemos que las están estudiando».