Dom. Feb 5th, 2023

«Imagine un hormigón que se parece al tradicional, gris claro durante el día y con brillo luminiscente durante la noche, sin estar conectado a ninguna fuente de energía», con esa idea, un grupo de sanjuaninos presentó un nuevo producto en el 10° Congreso Internacional y 24° Reunión Técnica de la Asociación Argentina de Tecnología del Hormigón y fueron premiados.

Se trata de Emir Abdon, Guadalupe Bereciartúa, Luciano Buffagni y Rafael Zizzi, quienes crearon un tipo de hormigón que es  fotoluminiscente y que se puede usar para diferentes estructuras en una construcción, que permite detalles estéticos novedosos y atractivos en la noche. Trabajaron bajo la dirección del director del instituto Dr. Ing. Sergio Yazzar.

«Pensamos hacer un hormigón que se destaque y fue parte de lo que logramos, presentamos un hormigón que es muy novedoso a nivel nacional porque no hay. Hicimos un hormigón luminiscente, es decir absorbe energía UV de alguna fuente lumínica y luego de un cierto tiempo, si se apaga la luz, el hormigón puede emitir nuevamente la energía que absorbió, entonces queda brillando. Fue la sensación del concurso y del congreso en sí, estamos muy contentos», contó Luciano, uno de los integrantes del grupo.

Los estudiantes son becarios del Instituto de Materiales y Suelos (IMS) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan, y fueron premiados por su participación en el 8° Concurso Nacional de Alumnos “Premio Dr. Ing. Néstor Francisco Ortega”, que se realizó en las instalaciones de INTI, en Buenos Aires.

El objetivo fue construir una esfera, similar a una pelota de fútbol, de hormigón simple, con dimensiones establecidas, que sea capaz de rodar en línea recta. Los alumnos presentaron esferas que siguen la imagen de la luna llena sanjuanina. Para ello, fue necesario dotarlas de propiedades fotoluminiscentes.

«Tiene luminiscencia por áridos y por pasta, es decir, hemos logrado hacer que brille por los agregados. Observamos el enorme potencial que tiene este hormigón, no es de uso estructural, es decir, no es para usar en una viga o una columna. Es un hormigón que apunta a lo estético, por ejemplo para hacer detalles, por ejemplo pisos de piletas o caminos de ingresos», indicó sobre el producto.

Y agregó: «También encontramos una buena utilidad para lo que es la seguridad vial, para caminos bicisendas, sendas peatonales, lomos de burro, cordones y demás. Estructural no porque generalmente no se ve.

Actualmente, los jóvenes se encuentran trabajando para lograr incorporar el producto en el mercado, y en este escenario ya recibieron consultas de compra del hormigón. «Estos son nuestros primeros pasos para poder ofrecer algo diferente, partiendo de una investigación. La Ingeniería Civil tiene muchos caminos y sentimos que estamos marcando uno nuevo para nosotros y que está abierto a los que quieran participar», destacó Guadalupe.

«Nuestro principal objetivo es comercializarlo, estamos solucionando el tema de los productos con nuestros proveedores y hacer para seguir solventando la investigación y el desarrollo del producto. La idea es poder aprovechar el potencial que tiene para crear una nueva línea de negocios acá», añadió a su palabra.

Finalmente, los investigadores señalaron la importancia de la creación de nuevos productos para incentivar a las nuevas generaciones que estudian Ingeniería, en lograr encaminarse en nuevos paradigmas de trabajo.

«Queremos ser una motivación para los nuevos estudiantes de Ingeniería Civil y nuevos becarios que vendrán en los próximos años. Desmitificar que la Ingeniería es ‘cuadrada o aburrida’, y si interesa hay muchísimas cosas para hacer, para toda la sociedad, no sólo para estudiantes», cerraron.

 

fuente: DLPSJ