Spread the love

La última escalada del dólar, que llegó a $1.070 al cierre de mercados de ayer, generó aumento de precios, caída del consumo y falta de stock. Un relevamiento provincial arrojó que dependiendo de cada sector vieron efectos distintos de la última corrida, aunque todos los consultados la reportaron problemática. El comercio minorista recibió listas de precios con hasta un 25% de aumento y tuvieron menos ventas. Por el contrario, en los supermercados se veían góndolas con faltantes y había filas en las cajas. Otros sectores también acusaron problemas: farmacéuticos se toparon con limitaciones parciales de compras y la construcción teme una parálisis.

Ayer el billete verde trepó 6,9 por ciento con respecto a la cotización del día anterior, que también había sufrido un fuerte incremento. Al mediodía del martes el blue tocó el techo de los $1.050 y el Gobierno nacional unificó los dólares solidario, tarjeta y turista en $731. Finalmente la cotización terminó ayer en $1010 e implicó una fuerte diferencia con la que abrió el lunes.

Uno de los sectores que sintió más la suba del dólar fue el comercio minorista, que llegaba a esta semana con muchas expectativas porque el Día de la Madre es la segunda fecha con mejores ventas del año, después de fin de año. Leandro Borgogno, presidente de la Cámara de Comercio de San Juan, contó que los comercios venían preparándose para la fecha reforzando el stock y hasta tomando deuda para aprovechar también el feriado extralargo. Pero en cambio los compradores no llegaron todavía y temen que la corrida tenga un segundo capítulo luego de las elecciones generales.

La electrónica es uno de los rubros más sensibles a los cambios del valor del dólar debido a la cantidad de insumos importados. El local ubicado en la esquina de General Acha y Rivadavia recibió listas de precios con aumentos de entre el 20 y el 25%, confirmó el encargado. También en este comercio tenían pensado aprovechar la compra de regalos, pero en cambio recibieron más consultas de quienes quieren adelantar una compra o aprovechar las ofertas por miedo a que luego se produzca una suba mayor.

La contracara de la falta de clientes estaba en los supermercados, donde ayer se veían largas filas en las colas cerca del mediodía. En las góndolas había faltantes de alimentos no perecederos y limitaciones de dos o tres unidades por compras. En dos cadenas distintas había estantes vacíos de aceite de girasol común, salsa de tomate, latas de atún, picadillo y legumbres.

En el caso de los medicamentos, también se vieron afectados. Carlos Otto, presidente de la Asociación de Propietarios de Farmacia, dijo que esta semana notaron que sus proveedores restringían la compra de productos de forma parcial. «Las droguerías no lo anunciaron, pero permiten comprar la misma cantidad habitual y no nos dejan reforzar el stock adelantando compras», aseguró. Si bien no hay riesgo de desabastecimiento, se dificulta la situación económica de las farmacias, dijo, porque están más expuestas a cualquier suba de precio.

De los sectores consultados, el que veía un escenario más grave era el de la construcción. Enrique Velasco, de la Cámara Empresarial de la Construcción, contó que apenas se conoció la suba del dólar sus proveedores dejaron de vender y no saben cuándo volverán a tener precios. Esto causó que la mayoría de las obras bajara el ritmo.

  • Adelantarán los pagos de la obra pública 

Sergio Uñac se reunió con referentes de cámaras de la construcción y acordó con ellos adelantar 30 días el pago de certificados de obras públicas. Esto respondió también al aumento del dólar, ya que la variación de la moneda intensificó un problema que venían reclamando los empresarios, que aseguraban que el cobro luego de dos meses les significaba perder rentabilidad y ponía en riesgo la continuidad del trabajo. A partir de este cambio aspiran a poder amortizar en parte la suba de los principales insumos, como cemento y hierro.

«La situación está difícil, la tensión cambiaria hace que haya falta de entrega de algunos insumos relativos a la construcción, pero llevamos tranquilidad, hemos hablado de cuál es el cronograma de pago que está previendo el gobierno de la provincia de los certificados de obra pública para los expedientes que han finalizado el mes de octubre. Bueno, se va a liquidar en el mes de noviembre, es inusual esto, porque los certificados se pagaban a los 60 días», explicó Uñac en rueda de prensa.

 

fuente: diario de cuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *