Sáb. Nov 26th, 2022

En la idea de impulsar medidas para el ahorro en el consumo de agua potable, en medio de la crisis hídrica por la que atraviesa la provincia, en Obras Sanitarias Sociedad del Estado (OSSE) están trabajando en un proyecto de instalar más medidores. La intención es que en el segundo semestre del año próximo estén colocados estos aparatos en 25.000 casas de Capital, Rivadavia y Santa Lucía y que empiecen a pagar por m3 consumido por encima de una tarifa fija a partir de los 30 m3 mensuales, según dio a conocer el presidente del organismo, Guillermo Sirerol. Considerando que cada aparato cuesta 25 dólares, que al cambio oficial representan $3.931, harán falta unos $89,6 millones para adquirir 22.800 medidores que, sumados a los 2.200 que ya están puestos, sumarán los 25.000 del plan oficial.

La idea de colocar más medidores no es nueva, pero la experiencia hasta ahora no ha dado los mejores resultados. Es que en los aparatos instalados han tenido problemas con el sarro del agua, que frena su funcionamiento. Por eso ahora los están revisando y reparando en los casos en los que hace falta.

Hasta ahora hay medidores, por ejemplo, en los barrios Del Bono, Los Olivos, Los Tilos, Nuevo Del Bono, INTA, VESTA y Solares I, de Capital. En Santa Lucía en los barrios Villa del Parque y Villa María y en el caso de Rivadavia en los centros habitacionales STOTAC, La Cabaña, Natania XVI, Mirasoles y Foro de Abogados.

En estos tres departamentos del Gran San Juan se ha detectado el mayor consumo de agua potable, y por eso quieren extender la colocación de los aparatos.

En el cronograma del organismo, según explicó Sirerol, está en marcha una licitación para adquirir 3.000 medidores. Y los quieren colocar antes de fin de año. Después habrá un período de 6 meses en los que les irán informando a los usuarios el consumo. Y a partir del séptimo mes comenzarán el cobro por m3 consumido, por encima de una tarifa fija que contempla 30 m3 por mes para una casa con un promedio de 4 habitantes.

Mientras tanto el organismo abrirá el proceso para adquirir otros 20.000 aparatos, de modo de llegar en el segundo semestre del 2023 con 25.000 medidores funcionando. En total en la provincia hay 191.399 casas de familia conectadas a la red, de las cuales 155.065 están en el ámbito del Gran San Juan.

Según los estudios llevados adelante en el organismo y tomando parámetros internacionales, una casa de familia con 4 integrantes debería consumir 30 m3 mensuales, pero han detectado algunos casos en los que llegan a consumir hasta 80 m3 cada 30 días.

Con los medidores y cuando los vecinos empiecen a pagar costos extra por encima de la tarifa fija (ver aparte) en el organismo estiman que se va a lograr un ahorro importante, aunque todavía no lo tienen calculado.

«En algún momento, aunque todavía no hay fecha, queremos llegar a que todas las conexiones domiciliarias tengan medidor», dijo Sirerol.

Otra de las preocupaciones en el organismo es el control de las piletas, cuya construcción se viene ampliando en San Juan en los últimos años. Según Sirerol, el mayor problemas no son las grandes piletas que, con el uso de filtros y químicos, pueden pasar más de un año sin que haga falta renovar el agua. Pero los piletines o pequeñas piletas de lona sí tienen cambios periódicos con un fuerte consumo de agua potable. Por ejemplo hay algunas que tienen 3.000 litros de capacidad, pero las más grandes pueden llegar a los 15.000 litros.

«Al agua potable hay que cuidarla porque la crisis hídrica no se ha superado», sostuvo el titular de OSSE.

En la actualidad sigue vigente el programa que restringe el consumo según los horarios. Así, de 11 a 17 no se pueden lavar veredas, autos o regar el jardín. Y a partir de noviembre el horario con restricciones pasará a ser de 9 a 21.

Estas medidas tienen lugar cuando desde el Departamento de Hidráulica se dio a conocer el pronóstico hídrico para el período octubre 2022-septiembre 2023, que prevé un volumen de agua medio en el río San Juan de 992,88 hm3, es decir, un 84,5% por encima de los 538 hm3 de escurrimiento con que finalizó el año hidrológico el pasado 30 de septiembre.

Las tarifas actuales

El comercio y la industria de San Juan tendrán un doble impacto en los montos de las tarifas de agua potable que pagan porque al ajuste que entró en vigencia el mes pasado se sumó la quita de subsidios que deberán afrontar a partir de noviembre y que les llegará en las facturas de diciembre. En total el aumento llegará a un estimado del 38%, según la información aportada por OSSE. Es decir que mientras hasta el mes pasado una boleta promedio era de $1.724, pasará a los $2.407,65. Aunque el monto no es tan significativo, sí generó el rechazo de referentes en ambas actividades, como la Unión Industrial de San Juan y el Centro Comercial, porque se quejaron de que no son las únicas modificaciones de costos que deberán afrontar porque también están la electricidad y el gas.

En septiembre OSSE aplicó la segunda modificación de tarifas del año porque la anterior entró en vigencia en enero.

Conexiones

36 Son los miles de usuarios que hay en los departamentos del interior. La mayor parte están en el Gran San Juan, donde suman 155.065 usuarios residenciales.

 

fuente: diario de cuyo