Dom. May 16th, 2021

Magdalena llamó por última vez a su madre el 13 de enero. A los 9 días, los policías encontraron su cuerpo cocido y desmembrado. Sus extremidades estaban en una olla sobre una parrilla, su pelvis en una bolsa de plástico en el suelo y el resto de su cuerpo dentro del refrigerador de un local ubicado en Taxco, Guerrero.

Magdalena Aguilar Romero, de 28 años, salió de su casa en el Barrio de los Jales, en Taxco, el sábado 13 de enero por la mañana. Iba al centro médico donde trabajaba como nutrióloga.

A las 5.30 de la tarde se comunicó con su mamá, María de los Ángeles Romero Mazón, y le dijo que la vería más tarde en la iglesia, después de pasar a buscar a sus hijos por la casa de su ex esposo César Gómez Arciniega.

Ese día Magdalena desapareció. La madre de César confirmó que la joven estuvo en el domicilio la noche del sábado, pero que se retiró sin sus dos hijos. Fue la última vez que la vieron.

La Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación por el delito de feminicidio. De encontrar a César responsable, podría pasar al menos 40 años en prisión.