Spread the love

Debido a la crisis energética el gobierno nacional decidió restringir el suministro de gas a las industrias de consumo medio y alto desde la semana pasada. Por eso varias plantas fabriles sanjuaninas debieron consumir el mínimo indispensable y en algunos casos paralizar la producción para garantizar el servicio a los hogares.
Las caleras, La Platense, Cerámica San Lorenzo, las dos plantas de Arcor, entre otras, se vieron obligadas a utilizar sólo el 35% del volumen disponible, mientras que Saint Gobain, que produce placas de yeso en el Parque Industrial de Chimbas, la redujo a cero, según informó Ariel Zabala, Secretario Ejecutivo de la Unión Industrial de San Juan.

Ayer las tres caleras ubicadas en el departamento de Sarmiento: Calidra, FGH y Calera San Juan ya disponían del 75%  del suministro y trabajaban de forma prácticamente normal.
Raúl Cabanay, Gerente General de Calera San Juan, aseguró a Zonda Medios que «las restricciones comenzaron el miércoles de la semana pasada cuando se nos solicitó que consumiéramos lo mínimo indispensable, como para mantener  los hornos calientes».
Por ello debieron pasar los hornos a carbón, «bajamos el ritmo de producción y utilizamos los stock de cales que teníamos».

Más allá de eso destacó que lo más importante es que los clientes no se han visto afectados, aunque reconoció que generó una complicación porque «el carbón es más caro, ambientalmente es más sucio y  menos amigable con el medio ambiente. No nos conviene».
Diferenció que «el gas es lo ideal porque nos hace más competitivos ya que la calidad de las cales con gas son mucho mejores que con carbón», explicó.
Desde el sector indican que son optimistas de que el próximo año no ocurrirán éstos inconvenientes si se avanza con las obras necesarias para el transporte del gas.

Las causas
La ola polar fue la que provocó la mayor demanda de gas y que el gobierno interrumpiera el servicio al sector industrial a las estaciones de GNC, aunque eso en San Juan no ocurrió.
Es que por el freno a la obra pública determinado por el gobierno nacional se demoraron los trabajos en el Gasoducto Néstor Kirchner que transporta desde Vaca Muerta 11 millones de metros cúbicos de gas por día (m3/d), pero si las plantas comprensoras de Tratayén, Salliqueló y Mercedes estuviesen en funcionamiento la capacidad ya se hubiese ampliado a 22 millones.Se espera que a mediados de junio entre en funcionamiento la planta compresora de Tratayén para inyectar 5 millones de m3 diarios adicionales al sistema. Además se está construyendo la planta de Saliquelló que estaría concluida en septiembre. En lo que respecta a nuestra provincia, Cabanay afirmó que «tiene su gasoducto bastante acotado y hará falta hacer inversiones para ampliarlo y se está trabajando en eso».
Su lectura es que «quien debe hacerse cargo es la distribuidora Ecogas, pero esta aduce que la tarifa no le da para realizar la inversión».
Sin embargo, reflexionó que «nuestro país necesita las herramientas imprescindibles para que nos desarrollemos definitivamente, como la aprobación del RIGI (Régimen de Incentivo para Grandes Inversores), porque el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) o cualquier otro banco puede salir a financiarlo», concluyó.

COMPRA

Cammesa licitó de urgencia la compra de 12 cargamentos de fueloil y gasoil para hacer frente al mayor consumo de gas. Esos combustibles líquidos se utilizan en las termoeléctricas para convertirlos en electricidad. En total serían unos 30 barcos para todo el invierno. Además, Enarsa compró el viernes un buque de 44 millones de m3 de GNL a Petrobras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *