Spread the love

aluden a los Precios Justos que se van. Todo indica que en las próximas horas, días o, a lo sumo, semanas, los acuerdos de precios, el programa de Precios Justos y los fideicomisos para algunos rubros de alimentos como las harinas, pastas y aceites, dejarán de existir, lo que redundará en un fuerte salto en los precios de la mayoría de los productos que se comercializan en los supermercados.

Para tener una idea de lo que puede pasar en materia de inflación en alimentos y bebidas, alcanza con ir de compras a un autoservicio chino. Hoy, en promedio, los grandes supermercados están un 30% más baratos que los pequeños comercios (almacenes, negocios de barrio, autoservicios chinos) como producto de los acuerdos de precios que solo se cumplen en las grandes superficies. Con el fin de este tipo de programas, se espera que la brecha que hoy separa a los supermercados del resto de los comercios desaparezca.

Desde la puesta en marcha del programa Precios Cuidados -el antecedente de los Precios Justos- que fue lanzado por Axel Kicillof en enero de 2014, los autoservicios chinos y el resto de los pequeños comercios fueron perdieron clientes a manos de los grandes cadenas, que terminaron siendo las ganadoras de este tipo de acuerdos. En promedio, la participación de mercado de los principales supermercados aumentó en esta década diez puntos y el proceso se profundizó en el último año, con la gestión de Sergio Massa al frente del Ministerio de Economía y la aceleración de la inflación.

Llegan nuevas listas

En medio de la incertidumbre que implica la transición de Gobierno y a la espera de un contacto con alguien del equipo de Javier Milei, ya empezaron a llegar las nuevas listas de precios. Las multinacionales Unilever, Colgate, SC Johnson y P&G presentaron hace unos minutos listados con aumentos promedio del 40%. El mismo porcentaje fue el incremento que concretó la empresa argentina DreamCo (Zorro, Plusbelle).

“Seguramente va a haber productos fuera de la venta, otros van a tener algún aumento de entre 20% y 30%. Se vienen de tres a cinco días de muchas dudas”, explicaron en una cadena líder.

Hoy, los supermercados funcionarán normalmente, aunque en voz baja en el sector reconocen que se debaten entre mantener las listas de precios actuales o cuidar los stocks.

“Acá nuestra bajada va a ser no ajustar nada más allá de un 30% en el caso de los productos que sabemos que tienen atrasos de entre 30% y 100%. Si el aumento es de más de un 30%, preferimos retirarlo de la venta y no reponer. Pero estamos todavía en pleno debate interno. No vamos a hacer locuras. Es momento de acompañar el cambio”, admitieron en un mayorista.

“Entendemos que mañana vamos a empezar a tener noticias de los proveedores y hoy en el mismo escenario previo a la segunda vuelta, esperando una corrección de los precios relativos”, explicaron en otra cadena.

Impacto en el índice

La llegada de los nuevos precios de los alimentos tendrá un impacto directo en los índices de inflación de noviembre y de diciembre, que volverán al terreno de los dos dígitos, después del relativo alivio que significó octubre, con un alza de “apenas” 8,3 por ciento.

 

fuente: La nacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *