Dom. Nov 27th, 2022

En distintos puntos de la provincia se comenzó con las mejoras del arbolado público, sobre todo por la sequía que se atraviesa. En este contexto la Fundación Difunta Correa, en Vallecito, empezó a relevar los árboles que hay en el paraje, junto a los vecinos, para saber cómo mejorar el riego. A la vez, empezaron a plantar nuevos ejemplares y a planear modificaciones edilicias para optimizar el riego y reutilizar el «agua gris» de los baños y comedores que hay en el lugar. Pablo Pastor, de la administración del oratorio, dijo que colocarán 1.000 ejemplares nuevos en unas 15 hectáreas y que esos árboles podrán ser apadrinados por los promesantes para poder concretar las mejoras en el sistema de riego.

Con el objetivo de mejorar el paraje y de que haya más lugares con sombra, pues el oratorio está ubicado en una zona desértica, se comenzó con el plan de reforestación. Pastor comentó que lo primero que se hizo fue relevar las especies que ya hay en la zona. «Con ayuda de los vecinos se pudo saber que en el paraje hay 1.500 árboles adultos y 300 renovables, que son ejemplares nuevos que tienen un metro y medio de altura y que la mayoría nació sola. A ellos se los preservó haciéndoles tazas nuevas y poda formativa», dijo Pastor y comentó que tras conocer esta información ahora empezarán a mejorar el riego de estas especies. Estos árboles, hasta el momento son regados por camiones, pero este trabajo no se hace con la frecuencia necesaria. «Antes quizás se regaba una vez por semana con un camión, sin medir la cantidad de agua. Ahora se usará la misma cantidad, pero se harán planillas para saber qué árboles necesitan más agua», agregó y dijo que el relevamiento también sirvió para saber en qué zonas hacer la forestación.

Como segunda etapa, se comenzó con los nuevos ejemplares. «Ellos van a ser regados por un sistema a goteo que permitirá reutilizar el agua gris -se le llama así al agua que se desperdicia de lavamanos, duchas o cocinas- y también el agua que los promesantes dejan para agradecer o pedirle a la Difunta Correa», dijo Pastor. En este sentido, contó que harán reformas en baños, comedores y las zonas en las que hay bachas para lavar, para desviar el agua a piletones, para que luego por caños sea derivada a las zonas donde hay árboles, a través de mangueras que irán directamente a la raíz de cada ejemplar, para evitar el desperdicio de agua. Actualmente el agua de los restoranes, baños y otros espacios va a parar junto a los desechos cloacales a una planta que hay en el paraje.

Para poder concretar estas modificaciones edilicias, la Fundación Difunta Correa comenzó con un plan para que los fieles apadrinen los forestales. «Los padrinos pueden donar como mínimo 10.000 pesos y los árboles llevarán una placa con el nombre de ellos» contó y dijo que el objetivo es que a fines de 2023 todos los ejemplares actuales y los nuevos sean regados con este nuevo sistema que comenzó a instalarse en el paraje, gracias a las donaciones diarias que ya realizan los devotos de la Difunta Correa.

Ejemplares
Para evitar el uso de mucha agua, los árboles que serán implantados en el paraje serán autóctonos. Es decir, especies que son resistente a las sequías. Algunos de ellos serán algarrobo y cina cina.

Capacitaciones
Los trabajadores que se encargan del mantenimiento del oratorio de la Difunta Correa fueron capacitados sobre este sistema de riego, para evitar el derroche. Ellos están instalando los caños para el goteo.

Para reutilizar
El hotel de la Difunta Correa y los restoranes privados que hay en la zona también desviarán sus aguas grises para que sean reutilizadas. Pastor comentó que los dueños de los comercios dieron el ok.