Spread the love

Un estudio de la UNDAV demuestra que el haber mínimo pasó de ser el más alto de la región al más bajo en apenas una década. La leche, el café y los fideos, por encima de todos

El haber mínimo en la Argentina se encuentra en los $234.315. Se trata del salario mínimo más bajo entre los países más importantes de la región en tanto representa apenas U$S 264 al tipo de cambio oficial.

Por encima se encuentra el haber en Perú con U$S 274, Brasil con U$S 276, Colombia (U$S 339), Bolivia (U$S 361) y Chile donde está fijado en un valor equivale a los U$S 516. A modo de referencia, en España el haber mínimo equivale a U$S 1.141.

Así lo demuestra un informe elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV) que analiza la coyuntura actual marcada por una alta inflación originada en el schock devaluatorio de diciembre acompañada por una posterior estabilización del valor de la moneda norteamericana que derivó en una marcada suba de precios medidos en dólares.

De allí surge la contradicción que existe entre la caída del salario mínimo real y el salario promedio y la suba de los precios de los principales alimentos medidos en dólares. Por eso, concluyen, los asalariados sufren una depreciación de sus haberes acompañada de una alta inflación en dólares.

El informe demuestra que “existe una fuerte correlación entre la variación del tipo de cambio y la inflación. Por lo tanto, es esperable que esta fuerte compresión de la variación (de precios en los últimos meses comparados con diciembre) se explica en gran medida por el sostenimiento de una variación del tipo de cambio al 2% mensual”.

El estudio del Observatorio coordinado por Santiago Fraschina, indica que “la distancia entre la variación del tipo de cambio y los precios produce una fuerte apreciación del tipo de cambio”. El informe asegura que “en general, los procesos de apreciación cambiaria están asociados a subas de salarios reales” Sin embargo, indica, “la paradoja de la política económica de estos meses es que transcurre en una fuerte apreciación del tipo de cambio sin ganancia real en los salarios, deteriorando el poder de compra”.

A la hora de explicar los motivos de la estabilización en el tipo de cambio, la UNDAV señala que “ha sido posible sostener(lo) debido al ajuste monetario producto del ajuste fiscal”. Sin embargo, recuerdan, “el mes de abril mostró una variación interanual de precios de casi 300% y una variación mensual de 8,8% que viene en descenso”. Esos valores todavía altos se explican, según el informe, por un “componente inercial” y a la vez por la “modificación de precios relativos que continúa en pugna”.

Por eso el estudio muestra que en alimentos esenciales como la leche, el café y los fideos, el país encabeza el ranking de precios medidos en moneda norteamericana. En definitiva, concluye el estudio, “la Argentina está atravesando un proceso inflacionario fuerte que, si bien el desenlace final es incierto, está combinado con un proceso de encarecimiento de bienes  servicios, en moneda dura que no es acompañado por los ingresos de la población”. por eso, vaticinan, “se incrementarán los hogares en situación de pobreza”.

Tiempo Argentino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *