Spread the love

El agente sufrió el accidente en un cruce de calles de Caucete. Además de no contar con la documentación del rodado, no se hizo el dosaje.

La Policía de San Juan echó a un agente que chocó en su moto cuando volvía de hacer un delivery. El problema fue que no contaba con la documentación para conducir, después no pudieron hacerle el dosaje y tampoco se presentó en el Juzgado de Paz.
Según se desprende del decreto provincial a través del cual declararon cesante al agente Matías Leandro Osola Herrera, todo indica que este venía sumando sanciones disciplinarias y suspensiones.

Los policías que intervinieron en el siniestro constataron que el agente Osola Herrera no contaba con la licencia de conducir ni con el seguro obligatorio de la moto. Según el informe, tampoco pudieron hacerle el dosaje porque el agente ya se había retirado del hospital. Posteriormente, no respondió a dos citaciones del Juzgado de Paz y no presentó la documentación requerida, indicaron fuentes policiales.

Todo esto quedó asentado en el sumario administrativo contra el policía, quien declaró y se justificó diciendo que ese día volvía de trabajar de delivery y que perdió parte de la documentación en el choque. Sus argumentos no le alcanzaron para salvarse en razón de que, de acuerdo a su foja de servicio, cargaba con otras sanciones disciplinarias y suspensiones.

Los instructores de la causa en la Subsecretaria de Control de Gestión concluyeron que el agente Osola Herrera cometió faltas graves, generó desprestigio a la institución y, además, contaba con malos antecedentes. En función a todo esto resolvieron expulsarlo de la Policía de San Juan mediante la cesantía.

Tiempo de San Juan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *