fbpx
Spread the love

Cada 22 de marzo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) propone reflexionar y accionar en favor del agua. Para avanzar con el objetivo de desarrollo sostenible (ODS) Nº 6 que propone ese organismo internacional, orientado a garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. En San Juan se puso en marcha un plan ambicioso de obras para asegurar la provisión de agua potable para toda la población en las próximas décadas. Esto incluye una nueva planta potabilizadora, al pie de la presa Punta Negra, un sistema de distribución troncal para reformar toda la red de distribución que va a contribuir en evitar pérdidas, mejorar la seguridad en la distribución, y permitir que, aunque siga creciendo la población, todos los habitantes de la Provincia cuenten con agua potable. Por otro lado hay un plan de obras para mejorar la red de riego que necesita seguir modernizándose y también trabajar para la mejor eficiencia de distribución.

En otro orden, la provincia trabaja en una planificación a mediano y largo plazo del uso del agua. Es decir, más allá de los problemas coyunturales que se abordan a diario, la labor radica actualmente en el desarrollo de una planificación estratégica que brinde soluciones, ante una incierta disponibilidad del recurso hídrico. En este sentido, deben atenderse los diversos factores intervinientes como los desafíos del cambio climático, una población creciente y mayor actividad económica, vinculada en la mayoría de los casos al uso del recurso hídrico.

Para esto, se ha convocado en primer término a la Mesa del Agua, organismo consultivo en el que participan los entes del Estado relacionados con el uso del recurso hídrico, las cámaras de productores y también las instituciones científico-tecnológicas de la provincia como la Universidad Nacional de San Juan, el INTA e INA-CRAS, que colaboran en el planteo de la planificación y diseño de políticas públicas respecto al tema. Posteriormente surgió la posibilidad de incorporar a Mekorot -empresa estatal israelí encargada de la administración del agua en ese país- para acompañar este proceso de planificación del desarrollo del Plan Maestro de Gestión Integral del Recurso Hídrico para la provincia.

Otro punto de apoyo en esta tarea de planificación en relación al agua son los embalses con los que cuenta San Juan. Estas obras de infraestructura hídrica que permiten almacenar agua para tenerla disponible cuando se presenta la mayor demanda por parte de los cultivos.

Existe una necesidad constante que es la de uso poblacional y otra que es estacional dada por el uso de los cultivos que, en su mayoría, son de ciclo primavera-verano. Pero para poder disponer de agua en agosto, septiembre y octubre cuando el escurrimiento del río aún es bajo y no tiene caudales suficientes para hacer frente a esta demanda, es necesario recurrir a las reservas en los diques. Para eso son necesarias las “cortas” de invierno que permiten recomponer sus reservas.

Los diques son herramientas de planificación que actualmente están en niveles muy bajos. En este sentido, es necesario poder aumentar las reservas para lograr realizar entregas variables en los momentos de máxima demanda.

No hay una solución fácil sino que es necesario planificar, trabajar y desarrollar una propuesta adecuada para optimizar la gestión del recurso hídrico.

 

Fuente: Prensa Ministerio de Obras y Servicios Públicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *