Sáb. Dic 3rd, 2022

En el contexto del decomiso de unos 400 kilos de carne de dudosa procedencia en Caucete, el hermano del ex intendente Julián Gil quedó detenido. En ese sentido fue puesto a disposición de Flagrancia pero no por puntualmente por esta situación, sino porque durante los allanamientos le encontraron armas de fuego para las que no tenía permiso. A raíz de ello este jueves ya recibió su condena: no irá a prisión.

Cristian Catalano, el fiscal de la causa, reveló ante el móvil de Canal 13 que finalmente durante esta segunda audiencia pudieron llegar a un acuerdo entre las partes. Se trata de que Marcial Gil pague una suma de dinero establecida, que realice trabajo comunitario y por dos años cumpla unas reglas de conducta determinadas para zafar del Penal de Chimbas.

‘En la audiencia de presentación no se había arribado a ningún acuerdo. En el día de hoy (18 de agosto) si pudimos. Se trata de una suspensión de juicio a prueba por dos años, bajo la cual Gil deberá abonar 500.000 pesos argentinos destinados a la Asociación FUNDAME y ‘Guerreros por la vida San Juan’. También deberá desempeñar tareas comunitarias no remuneradas por el plazo de 80 horas. Sumado a esto deberá someterse a las reglas de conducta que le ha impuesto el juez interviniente’, explicó.

Siguiendo en la misma línea la autoridad explicó que esta condena esta relacionada únicamente con el delito de Tenencia ilegítima de armas de fuego. Esto quiere decir que no esta vinculada directamente al secuestro de estos 400 kilos de carne de la que se esta tratando de establecer la procedencia.

‘Tenemos que destacar que nada tiene que ver el hecho que se tramitó por el Procedimiento Especial de Flagrancia con lo que se esta investigando en el Juzgado de Paz de Caucete. Acá solamente atendimos el delito de Tenencia de armas de fuego, eran armas de uso civil y es en ese sentido que se le otorgó esta medida’, sentenció.

 

fuente: canal 13