Sáb. Jul 31st, 2021

Brasil cumplió. Le ganó la semifinal 1-0 a Perú y está nuevamente en la final de la Copa América del próximo sábado. Con gol de Lucas Paquetá después de una gran jugada de Neymar le alcanzó para llegar a ese trabajado resultado que luego defendió lejos de lucirse. Los de Tite ahora esperarán por Argentina o Colombia de este martes y saber el rival en la pelea por el título, buscando su 10ª Copa.

¿La diferencia? La inspiración de Neymar. Una jugada que quizás haya sido la acción más brasileña de toda la Copa. De la nada se armó una acción en la izquierda como si fuera un picadito, un potrero como en los que se curtió. Encaró a dos marcas, gambeteó, salió con un caño y metió el centro al medio: la asistencia perfecta para que Lucas Paquetá convirtiera ese 1-0.

Antes de ese único tanto había sido un show de atajadas de Pedro Gallese. A Casemiro, al propio Ney, a Richarlison… El arquero peruano hizo todo lo posible para sostener el 0-0 hasta que la figurita local dejó su sello y no pudo hacer nada ante el remate del 17 brasileño.

En el segundo tiempo, cuando Perú cambió y se animó fue cuando el 10 brasileño volvió a aparecer. ¿Para cargar? No, para tener la pelota y buscar más diferencia. Le puso un pase largo perfecto a Richarlison, quien luego fingió un penal. Después sí tiró otro caño rodeado de rivales que lo bajaron. Encendido de a ratos el 10, que sueña con ganar su primera Copa.

¿El Perú del Tigre Gareca? Tuvo dos caras opuestas. En ese primer tiempo jugó con línea de cinco y jugó a aguantar el 0-0 sin pasar mitad de cancha. Pero en el ST puso un volante más, modificó la actitud y se hizo cargo del juego. Hasta exigió dos buenas intervenciones de Ederson, el arquero brasileño.

El DT argentino seguramente será con bronca por no haberlo podido empatar. Y eso ya habla de lo positivo que es su balance. Esta Copa la habían comenzado ante el propio Brasil y un 0-4 que pareció al trote. Esta vez vendió cara la derrota y todavía le queda el partido por el tercer puesto que se jugará el próximo viernes en Brasilia.

Como se vio tanto ante Colombia como ante Chile, nuevamente le costó el partido a los de Tite. Perdieron el dominio de la pelota y el terreno como había sucedido en cuartos, con la salvedad que esa vez jugaron los segundos 45′ con uno menos por la roja a Gabriel Jesus. Ahora, se conformó con lo hecho en el primer tiempo.

Ganaron, están en la final y ampliaron los números impresionantes que tiene Tite, quien sólo perdió un partido por los puntos vs. Bélgica en Rusia 2018. Pero este Brasil parece el más terrenal de todos de cara a la final y sin la solidez de otros momentos del ciclo. Ideal como para poner a prueba su otra racha histórica: la que siempre que organizó la Copa América la ganó en cinco antecedentes.